La Estructura Organizacional de la Empresa después de la Crisis

LinkedInEmailShare

En este artículo, el Ing. Valle expone claramente las opciones de las empresas ante la actual crisis. Al final de la misma, habrán dos tipos de empresas, las que salgan fortalecidas y las debilitadas. En cuál de ellas quiere usted trabajar?.

Durante meses el mundo se ha visto sumergido en una crisis cuyo inicio es por pocos conocido y comprendido, causando incertidumbre en las empresas de todo el mundo, sin importar su tamaño o sector.

Las empresas realizaron ajustes para hacer frente al nuevo panorama mundial, cada una en lo que consideró más apropiado para mantenerse en el mercado, pero la mayoría tuvo que recortar personal y asignar tareas adicionales a los afortunados que no fueron despedidos, lo que generó: sobrecarga de trabajo, exigencia de perfiles a quienes no estaban preparados para la nueva asignación, duplicidad de mando, preocupación respecto a la estabilidad laboral entre otras situaciones que enfrentan a diario los empleados.

La empresa tuvo que reinventar su organización, pero no de forma planeada, sino conforme avanzaban los días de crisis, ya que ¿Cuántas empresas hacen proyecciones en sus operaciones considerando una crisis mundial?, si así fuera no estuviéramos sumergidos en la situación actual.

Ahora que se empiezan a ver signos de recuperación en algunos países las empresas deberán proyectar nuevamente sus operaciones, pero tomando en cuenta la experiencia adquirida en estos últimos meses para hacer las cosas bien; sin embargo, conforme la situación se normalice y empiece a crecer la oferta y demanda las empresas deberán buscar personal para cubrir los nuevos puestos, mejor dicho, los cargos dejados por aquellos que fueron cesados, por lo que ahora surge la pregunta ¿Cuántas empresas están haciendo proyecciones en sus operaciones considerando la post crisis?, nuevamente la empresa puede enfrentarse a responder conforme avancen los días, sin tener un plan a futuro.

Especial atención debe tenerse con los empleados que ahora poseen nuevas habilidades, adquiridas por la carga extra de trabajo, que esperan ser recompensados con un ascenso o mejora salarial, pues consideran que se les tomará en cuenta en la nueva estructura organizacional que busca responder a la estabilidad del mercado.

Debe entonces prepararse al personal para hacer frente a las nuevas exigencias que los consumidores demandan, porque es cierto que nuestros hábitos de consumo han cambiado con la crisis, por tanto la empresa debe saber responder a esos nuevos hábitos y es el personal de la empresa el que debe estar preparado para tal situación.

Por tanto, la “crisis actual” puede ser resuelta, pero esta continuará en las empresas conforme se vaya estabilizando el mercado y los empleados continúen con la incertidumbre de hacia dónde va la compañía para la cual trabajan y más si no se les orienta en cuáles serán las nuevas funciones que se les demandará.

Toda crisis genera oportunidades y es ahora cuando debe aprovecharse la experiencia adquirida para preparar al personal de la empresa ante los nuevos retos del mercado. De esta crisis, emergerán empresas fuertes, rejuvenecidas con nuevos bríos y empresas debilitadas, a punto de desaparecer. ¿En cuál de ellas quiere usted trabajar?