PRAXIS BLOG

Liderazgo 360

El 2021 nos ha dado mucho que hablar, pero a nivel deportivo, los eventos que se han mantenido en la boca del mundo son aquellos que unen al nuevo, y antiguo continente, para organizar las fiestas más esperadas previas a un mundial de fútbol: la Copa América y EuroCopa. Estos torneos se han abierto paso luego de reprogramar el calendario que estaba previsto para 2020.

Lejos del ámbito deportivo, la Eurocopa presenció un hecho que impactó al mundo, y es que durante un partido correspondiente a la fase de grupos, Christian Eriksen, mediocampista danés, cayó desplomado a causa de un paro cardíaco dejando en shock a familiares, compañeros, rivales y mundo entero. Por 15 agónicos minutos, los médicos atendieron al jugador y lograron volverlo en sí para alivio del mundo deportivo.


¿Cuál fue la clave?

Todo fue un trabajo en equipo, los médicos hicieron labores para mantenerlo con vida, pero destacaron la actitud del capitán de Dinamarca Simon Kjaer, quien al ver lo que sucedió, atravesó toda la duela, se lanzó sobre Eriksen y realizó una maniobra para despejar sus vías respiratorias. Mientras todos los presentes corrían despavoridos apresurando al equipo médico, Kjaer mantuvo la calma para ayudar a su compañero.


La historia no acaba ahí, el capitán dio una exhibición de liderazgo, digna de un Top Performer… Luego que el personal médico acudiese para atender al jugador, Kjaer reunió a todo el equipo para formar una barrera alrededor de estos y así, proteger la integridad y privacidad del jugador, su familia y los elementos médicos que luchaban por mantener a Eriksen con vida. 

Uno de los principios más claros del liderazgo es la influencia, y una vez contagió al equipo con su actitud, mantuvo la muralla que protegía a su compañero y se dirigió a brindar consuelo a la pareja del jugador intervenido. Diversas opiniones en el espectro deportivo destacaron la actitud del equipo danés al punto de calificar su relación como “más que compañeros, son familia”, 

El Director técnico de la selección danesa dijo que cualquier otro jugador, no habría vuelto a jugar ese partido debido al trauma causado por el incidente. Pero su equipo, al tener la noticia que su compañero estaba consciente y estable en el hospital, decidieron volver y terminar el partido en honor a Christian.

El partido quedó 1-0 en contra de Dinamarca, pero ganaron algo más: la vida de un compañero. Es por eso que hoy, en PRAXIS, te presentamos, basado en el modelo de Kjaer, las características que debe tener un líder 360:


1. Saca la casta y enseña con el ejemplo


2. Preparado para entornos disruptivos

  • La maniobra realizada por Kjaer fue sinónimo de preparación y formación previa. Un elemento necesario para tomar en cuenta en las empresas. ¿Cómo estamos preparando a nuestros empleados para reaccionar ante un entorno de crisis?

3. Creatividad en la selección de herramientas a su disposición

  • Un líder no necesita recursos en abundancia para destacar, sino que utiliza lo que está a su alcance para elaborar una estrategia para resolver efectivamente los problemas.

4. Asegura el bienestar de su equipo

  • Un buen líder entiende que la clave no son los resultados, sino el bienestar del empleado. Enfocar los esfuerzos hacia el empleado, asegurando que tenga el ejemplo, sea formado y aprenda a trabajar efectivamente con los recursos, trae los resultados por su peso.

Impactos: 28

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *